Ecuador abogó hoy, 14 de marzo, por unificar y poner al día los tratados internacionales sobre drogas para incorporar lo aprendido en las últimas décadas , y centrarlas así en el respeto a los derechos humanos y en prácticas avaladas por las evidencias científicas.

"La política mundial sobre drogas debe cambiar. Debemos ir a una nueva convención que sintetice las tres convenciones existentes, recogiendo todo lo que las naciones del mundo están haciendo en este momento", explicó a Efe en Viena Rodrigo Vélez, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas.

Vélez lidera la delegación ecuatoriana en una reunión de la ONU sobre drogas que concluye hoy y que ha revisado los últimos cinco años de la estrategia mundial contra los estupefacientes. El representante ecuatoriano indicó que su país puede hablar de cambios con "la autoridad moral" de haber cumplido con todo lo que establecen las actuales convenciones, lo que no ha reducido el problema de las drogas.

"Hemos decidido que seguir repitiendo el mismo camino, la misma fórmula, no funciona", aseguró al hablar de que en las últimas décadas ni se ha reducido la demanda de drogas ni la disponibilidad de sustancias ilegales. "Esta política ha conseguido también que se violen de forma sistemática los *derechos humanos*, con una desproporcionalidad de las penas" que ha llevado al hacinamiento de las cárceles, recalcó.

Además, este enfoque basado en una respuesta represiva llevó también a un descuido de las políticas de prevención, lo que se ha traducido en los últimos años en un aumento del consumo de drogas.

Leer aquí el artículo completo.

 

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestionesrelacionadas con políticas sobre drogas.