Montreal contará con cuatro centros de inyección supervisada para los consumidores de drogas como heroína. Estos servicios se traducirán en costos de 2,7 millones de dólares, pero de acuerdo con la Dirección de Salud Pública, el sistema de salud de la ciudad resultará beneficiado.

Será necesario, además, destinar 3,2 millones de dólares para activar el servicio, hacer la compra de equipos y condicionar los sitios escogidos.

Richard Massé, director de Salud Pública de la ciudad, asevera que aunque la medida parezca costosa, la calidad de vida de los ciudadanos que viven cerca de donde serán habilitados los centros, así como de los propios usuarios, será mejorada.

Massé afirma que si se tienen en cuenta los problemas vinculados al uso de ese tipo de drogas, como la hepatitis C, el VIH y otros riesgos, además de la contaminación asociada a las jeringas, los costos sociales son mayores que los costos del servicio de consumo de droga supervisado.

Leer aquí el artículo completo. 

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.