Por Dr. Godofredo Reinicke Borda, Puente Investigación y Enlace

El Gobierno de Estados Unidos ha emitido el 14 de septiembre, su memorando anual sobre la valoración antidroga de los países considerados sensibles a la producción y tráfico de drogas.

Nuevamente y sistemáticamente Bolivia está entre los países descertificados, aparentemente se agudiza esta posición después de tres años de que Bolivia expulsó a la agencia norteamericana DEA.

La Resolución del Gobierno de EEUU, no observa los resultados positivos logrados en los últimos años, como ser: El aumento en volúmenes de incautación de drogas, incremento considerable en operativos antinarcóticos, destrucción de laboratorios de producción de droga, y especialmente en la disminución de cultivos de hojas de coca, hecho relevante considerando que la planta de coca es tradicional y su consumo es ancestral, los resultados son importantes y abiertos para la apreciación de la comunidad internacional.

Cuando la DEA de Estados Unidos operaba en Bolivia,   los resultados no se visualizaban como ahora, lo que se percibía cuando operaban en Bolivia, acciones de represión y violaciones a los derechos humanos de los cultivadores de coca.

En el caso de Bolivia, Myanmar y Venezuela, el informe determinó que estos países “fallaron ostensiblemente durante los últimos 12 meses en adherirse a sus obligaciones bajo los acuerdos internacionales antidrogas”.

Al parecer, al único país al que no le convence ese trabajo es a Estados Unidos, aun conociendo reportes y acciones que reconocen el esfuerzo del gobierno boliviano.

Informe UNODC

En contraparte de este criterio, la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) informó que Bolivia revirtió la tendencia de aumento de cocales.

El Informe de Monitoreo de Cultivos de Hoja de Coca 2011 de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) da cuenta de una reducción neta de 12% de cultivos en Bolivia. Esta baja se produce tras el reporte de erradicación récord en las últimas tres gestiones.

El representante de la UNODC en Bolivia señaló que el análisis de la evolución de las cifras de erradicación presenta un récord en los últimos tres años y esto se traduce en un efecto a mediano plazo: La reducción de cultivos de coca en un 12 %, mediante procesos de racionalización, erradicación consensuada y erradicación en parques de reserva forestal. Estos resultados fueron entregados oficialmente al presidente Evo Morales y representantes diplomáticos en el país.

Hectáreas

Año

6.341

2009

8.200

2010

10.509

2011

 

Morales destacó la ejecución 78.303 operativos realizados desde el año 2006 hasta el 2012 a comparación de los 28.219 ejecutados el año 2000 al 2005, así como la confiscación de 182 toneladas de cocaína y las 5.443 toneladas de marihuana efectuadas en los últimos seis años.

Señaló también que se logró confiscar 4.966 toneladas de sustancias controladas sólidas y 12.288 metros cúbicos de sustancias controladas líquidas desde el año 2006 hasta el 2012. Destacó, que se haya logrado reducir de manera concertada 7.900 hectáreas de coca "sin muertos".

El Jefe de Estado, lamentó que EEUU use el tema del narcotráfico con fines geopolíticos, por lo que restó importancia a la desertificación estadounidense respecto a la lucha antidroga.

"El mayor receptor del dinero de las drogas que se mueve en todo el mundo es Estados Unidos, imposible una potencia como Estados Unidos no sepa cuánta plata se mueve en Estados Unidos, plata que viene del narcotráfico, el narcotraficante no va pues con el dinero en la mochila, en las maletas, se mueven por los bancos, un país tan organizado con tecnología como no va poder controlar mediante los bancos, este movimiento económico ilegal.

"Estados Unidos no tiene ninguna moral, autoridad, ni ética para hablar sobre la lucha contra el narcotráfico, porque el origen del narcotráfico fundamentalmente es Estados Unidos. El mercado más grande de la cocaína y de otras drogas es Estados Unidos",

 

 

En algunos estados más bien legalizan la venta de cocaína bajo control médico y aquí no quieren reconocer ni siquiera el ‘pijcheo’ o el acullico de hoja de coca ¿cómo es eso?, allí que sea legal la venta de cocaína en un pequeño porcentaje bajo control medido y aquí no quieren reconocer nuestro acullico que es ancestral y milenario", refiriéndose al uso tradicional de la hoja de coca.

"Porque es como aprovechar el narcotráfico con fines netamente geopolíticos. Por eso hay bases militares en algunos países de Latinoamérica. Felizmente en Bolivia nos hemos liberado", complementó.

El presidente Evo Morales aseguró que el informe de Naciones Unidas, que muestra una reducción neta de 12% de cultivos de coca, refleja los esfuerzos de Bolivia para contribuir en la lucha antidroga y criticó a Estados Unidos por no reconocer estos logros y no aportar en esta materia reduciendo el consumo de droga.

El Mandatario señaló que si existiera un mecanismo para certificar o descertificar a los países en materia antidroga de manera unilateral, como lo hizo el gobierno de Barack Obama el viernes, Bolivia descertificaría a Estados Unidos por su participación en la lucha contra el narcotráfico, porque la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) informa que el mercado ilegal de las drogas ilícitas sigue creciendo en Estados Unidos.

El presidente Morales sugirió “Si nosotros en América Latina hacemos una alianza para ver y certificar que Estados Unidos logra controlar el consumo de droga en su sociedad nos va a demostrar que por ejemplo anualmente la sociedad norteamericana consume más droga y circula de manera ilegal más recursos económicos, por tanto existe más lavado de dinero”.

El presidente Morales propuso, este sábado, conformar una comisión de países sudamericanos para evaluar la lucha antidroga de Estados Unidos.

Control social

Según el Programa de Control Social de la Producción de la Hoja de Coca (PACS), la reducción de cultivos excedentarios en 2011, que llegó al 12%, fue posible por el compromiso de control social que asumieron los cocaleros, el apoyo de las instituciones estatales y el respaldo económico de la Unión Europea (UE).

El proyecto de apoyo aplicó dos líneas de acción, una referida a la implementación de tecnología para monitorear superficies de coca en Cochabamba y La Paz y, otra, para el equipamiento institucional a los productores que ahora, incluso, ejecutan el control de sus afiliados mediante un registro biométrico.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, afirmó que a diferencia de otros años, la erradicación fue consensuada con los productores, por lo que el proceso no causó la pérdida de vidas o acciones de represión violenta. Explicó que Bolivia logró mejorar el proceso de erradicación y decomiso de droga en el primer semestre de este año y que espera superar las metas fijadas para esta gestión.

El canciller David Choquehuanca refiriéndose al informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito manifestó “éste es el único informe que respeta el Estado Plurinacional de Bolivia”, donde se reporta que en Bolivia hubo disminución de plantaciones de coca de 31.000 a 27.200 hectáreas entre los años 2010 a 2011.

En todo caso es imprescindible aplicar acciones que apoyen un nuevo enfoque para afrontar la denominada “lucha contra el narcotráfico” priorizando medidas que disminuyan la demanda de drogas asumiendo como problema de salud, a través de programas de educación, recuperación de valores y estrategias de reducción de los daños.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.