Por La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Traemos un mensaje de esperanza y futuro para nuestra nación rota y destrozada. Verdades incómodas que desafían nuestra dignidad, un mensaje para todos nosotros como seres humanos, más allá de opciones políticas o ideológicas, más allá de culturas y creencias religiosas, más allá de etnias y géneros. Transmitimos un mensaje que nace de la escucha y el sentimiento por las víctimas en la mayor parte del territorio colombiano y en el exilio; de escuchar a quienes luchan por conservar la memoria y resistir al negacionismo, ya quienes han asumido la responsabilidad ética, política y penal. Un mensaje de verdad para detener la escandalosa tragedia de un conflicto en el que el ochenta por ciento de las víctimas han sido civiles no combatientes y en el que menos del dos por ciento de las muertes se han producido en combate. Una invitación a superar el olvido, el miedo y el odio a muerte que se ciernen sobre Colombia a causa del conflicto armado interno. Lo hacemos a partir de la pregunta que ha interpelado a la humanidad desde los primeros tiempos: ¿Dónde está tu hermano?