Por Semana

En fallo de tutela de segunda instancia, el Tribunal Administrativo de Nariño acaba de tomar una decisión que hará muy difícil que, por lo menos este año, se puedan reanudar las aspersiones aéreas con el polémico herbicida glifosato para combatir los cultivos ilícitos.

El tribunal determinó que mientras no haya garantías reales de participación efectiva de las comunidades en las consultas previas requeridas para el otorgamiento de la licencia ambiental a las aspersiones, ese trámite deberá suspenderse. Y sin cumplir con este, no podrá fumigarse.

“Ordénese la suspensión del procedimiento ambiental hasta tanto se brinden garantías reales y efectivas de participación para la comunidad en general”, señala el texto.

Como el país atraviesa la emergencia de la pademia, el Gobierno decidió hacer estas audiencias para consultas previas de manera virtual. Sin embargo, dadas las limitaciones tecnológicas, es difícil garantizar que las comunidades de campesinos que pueden resultar afectadas por las aspersiones participen a distancia en el proceso. Muchos de ellos no tiene acceso a internet y, a veces, ni a electricidad.