Varios países latinoamericanos, como México, Colombia, Uruguay y Bolivia, defendieron este lunes en una reunión de las Naciones Unidas sobre políticas de drogas la necesidad cambiar la estrategia mundial antinarcóticos, al entender que no ha dado los resultados deseados. La Comisión de Narcóticos de la ONU debate en Viena durante los próximos cuatro días las políticas mundiales sobre drogas y prepara el camino para la sesión extraordinaria de la Asamblea General de la ONU dedicada a la materia en 2016.

En 2009 la comunidad internacional acordó eliminar o reducir de forma significativa la demanda de estupefacientes hasta el año 2019, un objetivo que por el momento está lejos de cumplirse, según se encargaron de recordar este lunes los delegados de numerosos países.

En el núcleo del debate está la idea de reemplazar las medidas puramente represivas, que han dominado la agenda internacional hasta hace pocos años, por otras políticas basadas en la evidencia científica, la salud pública y los derechos humanos.

"Las políticas de drogas no están dando los resultados esperados y por lo tanto no pueden continuar sin modificaciones", dijo Yesid Reyes, el ministro de Justicia de Colombia, en su intervención.

Abogó por "una revisión profunda" de la estrategia internacional para hacerla "más humana y eficiente", y calificó la reunión extraordinaria de 2016 en Nueva York como una "oportunidad única" para adaptar la respuesta internacional.

"Debemos poner en el centro de las políticas de drogas a las personas, sus derechos, su salud y su bienestar", recalcó.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.