La Comisión Global de Política de Drogas pide por la despenalización de las drogas y la ampliación de soluciones probadas y costo-efectivas para reducir el VIH/SIDA – incluyendo acceso a jeringas estériles, sitios de inyección segura y programas de prescripción de heroína.

En un histórico informe publicado antes de la Conferencia Mundial de SIDA de 2012
en Washington, DC, la Comisión Global de Política de Drogas, a la que peretenece el ex presidente Ernesto Zedillo, entre otros, declara el fracaso de la guerra a las drogas y como esta criminalización del uso de drogas fomenta la pandemia global de VIH/SIDA.

"Mientras que algunos países prácticamente han eliminado las transmisiones del VIH relacionadas con las drogas, las políticas de guerra a las drogas en Estados Unidos, Rusia, Tailandia y China causan millones de innecesarias infecciones y muertes por SIDA", dice en su página de internet la Comisión Global.

Dentro del resúmen que la Comisión realiza habla sobre la guerra a las drogas en México y señala que: Tal como fue el caso con la prohibición del alcohol en los Estados Unidos en la década de 1920, la prohibición de drogas ahora fomenta la violencia del mercado de drogas alrededor del mundo. Por ejemplo, se estima que más de 50.000 personas han muerto desde el comienzo de la escalada militar contra los cárteles de drogas por parte de las fuerzas del Gobierno mexicano en 2006.

Mientras que los partidarios de estrategias agresivas de aplicación de la ley de drogas
podrían asumir que este grado de derramamiento de sangre interrumpiría la capacidad del
mercado de drogas para producir y distribuir drogas ilegales, estimaciones recientes sugieren que la producción de heroína mexicana aumentó en más de 340 por ciento desde 2004.

El informe se publica antes de la Conferencia Mundial de SIDA, entre el 22 y el 27 de julio, en Washington DC.

Según la Comisión Global más de 33 millones de personas en el mundo tienen SIDA y un tercio de los nuevos infectados son por personas que se inyectan drogas.

"La guerra global a las drogas está impulsando la pandemia del VIH entre las personas que usan drogas y sus parejas sexuales. En todo el mundo, la investigación científica ha demostrado consistentemente que las prácticas represivas de aplicación de ley de drogas distancian a los usuarios de drogas de los servicios de salud pública y los obliga a permanecer en entornos ocultos donde el riesgo del VIH se eleva notablemente. El encarcelamiento masivo de infractores no violentos a la ley de drogas también juega un papel importante en la diseminación de la pandemia.

"Hoy en día, se estima que 33 millones de personas en todo el mundo viven con el VIH, y las personas que se inyectan drogas representan aproximadamente la tercera parte de las nuevas infecciones de VIH que se producen fuera del África subsahariana", señala el documento.

Además, "el informe describe el notable fracaso de las políticas de aplicación de la ley de drogas en reducir la oferta mundial de las drogas, observando que el suministro mundial de opiáceos ilícitos, tales como la heroína, ha aumentado en más de 380 por ciento en las últimas décadas.

"Los Comisionados también subrayan la contribución de la guerra a las drogas al crecimiento del crimen organizado y la violencia, e instan a los países que subutilizan las medidas de tratamiento y de salud pública de probada eficacia a inmediatamente ampliar estrategias basadas en la evidencia para reducir la infección del VIH y proteger la seguridad y la salud de la comunidad. Estas medidas incluyen programas de acceso a jeringas estériles, sitios de inyección segura y programas de prescripción de heroína. "No tomar estas medidas es criminal", plantean los Comisionados.

"El informe también describe cómo es que se ganó la lucha contra el VIH en países donde la adicción es tratada como un problema de salud. En Australia y los países europeos como Portugal y Suiza, las nuevas infecciones de VIH diagnosticadas han sido prácticamente eliminadas entre las personas que usan drogas, tal como se ha eliminado la transmisión vertical del VIH en los países donde hay amplio acceso a la prevención de la transmisión del virus de madre a hijo. Sin embargo, un número específico de países, incluyendo los Estados Unidos, China, Rusia y Tailandia, ha ignorado la evidencia científica y resistido la implementación de programas de prevención del VIH basados en la evidencia– con consecuencias devastadoras".

Las recomendaciones de la Comisión se resumen debajo de este comunicado. Incluyen:

  • Presionar a los gobiernos de las naciones para poner fin a la práctica de arrestar y encarcelar a personas que usan drogas pero no hacen daño a los demás.
  • Medir el éxito de las políticas de drogas por indicadores que tengan un significado real en las comunidades, tales como las tasas de reducción de la transmisión del VIH y otras enfermedades infecciosas (por ejemplo, la hepatitis C), menos muertes por sobredosis, reducción de la violencia relacionada con el mercado de drogas, menos personas encarceladas y disminución de las tasas de uso problemático de sustancias.
  • Responder al hecho que la cuestión principal que conduce a la epidemia del VIH en muchas regiones del mundo, es el comportamiento de riesgo para adquirir o transmitir el VIH que resulta de las políticas represivas de control de drogas y de la falta de financiación de enfoques basados en la evidencia.
  • Actuar con urgencia: la guerra a las drogas ha fracasado, y millones de nuevas infecciones por el VIH y muertes por SIDA pueden evitarse si se toman medidas ahora.

Cómo la guerra a las drogas fomenta la pandemia de VIH:

  • El miedo al arresto impulsa a las personas que usan drogas a permanecer ocultas, lejos de la prueba del VIH y de los servicios de prevención, y en entornos de alto riesgo.
  • Las restricciones en el suministro de jeringas estériles a los usuarios de drogas dan como resultado un mayor uso compartido de jeringas.
  • Las prohibiciones o restricciones a la terapia de sustitución de opiáceos y otros tratamientos basados en la evidencia dan como resultado adicciones sin tratar y comportamientos de riesgo para el VIH evitables.
  • Las deficientes condiciones y la falta de medidas de prevención del VIH en prisión conducen a brotes de VIH entre los usuarios de drogas encarcelados.
  • Las interrupciones de la terapia antirretroviral para el VIH dan como resultado elevadas cargas virales de VIH con posterior transmisión del VIH y mayor resistencia a los antirretrovirales.
  • Los limitados fondos públicos se desperdician en perjudiciales e ineficaces esfuerzos de represión de las drogas en lugar de ser invertidos en probadas estrategias de prevención del VIH.

Miembros de la Comisión: Aleksander Kwaśniewski, Ex Presidente de Polonia. Asma Jahangir, Activista por los derechos humanos, ex Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias o Arbitrarias, Pakistán. César Gaviria, Ex Presidente de Colombia. Ernesto Zedillo, entre otros.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.