Teniendo en cuenta que el Gobierno de la República vislumbra la UNGASS 2016 como “una oportunidad invaluable para tomar mejores decisiones de manera concertada entre países, con la sociedad civil, la academia y las agencias especializadas de la ONU”, y reconoce la importancia de “asegurar un debate amplio, abierto, sin preconcepciones, e incluyente hacia la UNGASS 2016 que escuche todas las experiencias y voces”, consideramos que México debe llevar una postura firme, que en sentido transversal a los diferentes temas que se abordarán, debe incluir lo siguiente:

  • Abogar por el desarrollo de un conjunto más amplio de indicadores para la evaluación de los marcos nacionales y globales de la política de drogas que se relacionen con los pilares fundamentales de la ONU: salud, desarrollo, seguridad y derechos humanos.
  • Reconocer que la UNGASS es una oportunidad para diseñar nuevos objetivos e indicadores de éxito en materia de política de drogas que nos permitan medir los avances hacia el cumplimiento de las directrices de salud de la ONU, el logro de sociedades pacíficas e inclusivas, la disminución de la violencia y la corrupción y el respeto de los derechos humanos. Ello implica que se deberá evitar reafirmar los compromisos y objetivos establecidos en los tratados de fiscalización de drogas existentes y en la Declaración Política de 2009 y por consiguiente no considerar como indicadores de éxito la destrucción de plantíos, las incautaciones de plantas y sustancias ilícitas, las detenciones y el abatimiento de personas involucradas en el narcotráfico, así como el número de personas usuarias ingresadas en centros de tratamiento.
  • Garantizar la participación efectiva de la sociedad civil en el proceso preparatorio y en la misma UNGASS a través de la asignación previa de espacios para intervenciones orales. Esto con el objetivo de que organizaciones de todas las regiones del mundo puedan participar de manera significativa en las discusiones de todos los temas que se abordarán, para lo cual se habrá de contemplar tiempo en las discusiones de cada tema para al menos tres organizaciones de cada región, evitando que las participaciones de la sociedad civil sean relegadas a espacios alternos o dejadas al final de cada sesión.

Así mismo, hemos identificado cuatro ejes prioritarios en los que creemos México debe adoptar una postura: derechos humanos, salud, sistema de justicia y seguridad pública. Notamos con agrado que estos temas se incluyen en el documento “Propuestas de la UNGASS de 2016 recomendaciones operativas”. Para cada uno de estos temas hemos desarrollado recomendaciones que esperamos puedan ser incorporadas en la posición de México.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.