Por Stian Mikalsen - Traducido por Carolina Villanueva Gonzalez

A pesar de la creciente preocupación por los jóvenes que compran drogas a través de las plataformas de redes sociales, hay razones para creer que ese acceso puede reducir los riesgos que corren al comprar y usar drogas.

Un estudio recientemente publicado por el International Journal of Drug Policy, #DrugsForSale, ha explorado la tendencia creciente de las redes sociales que se utilizan para la venta de drogas ilegales. El estudio incluyó una encuesta internacional en línea de 358 personas -principalmente del Reino Unido, Australia, Canadá y los EE. UU.- que utilizaron, o consideraron usar, aplicaciones de redes sociales para comprar drogas ilegales.

Snapchat fue utilizado por un 76 por ciento de los encuestados para acceder a drogas ilegales, 22 por ciento usó Instagram, 11 por ciento usó WhatsApp y 10 por ciento usó Facebook o Facebook Messenger. Varios encuestados dijeron que usaban aplicaciones de citas -como Tinder y Grindr- para acceder a las drogas.

La compra de drogas en sitios de la "web oscura" aparentemente ha perdido el favor de los jóvenes, en parte debido a la severa represión de la ley en dichos sitios, y debido al complicado proceso de acceso a dichos mercados y uso de criptomonedas.