El Gobierno regional del estado de Río de Janeiro tiene planeado instalar otros seis puestos policiales.

Las autoridades de Río de Janeiro inauguraron los dos primeros puestos permanentes de policía del llamado Complexo do Alemao, un conjunto de favelas en la zona norte de la ciudad cuyo control fue arrebatado por militares y policías a los narcotraficantes en noviembre de 2010.

Tres semanas después de que el Ejército comenzara a retirar a sus hombres de una región que durante décadas fue bastión de los narcotraficantes en Río de Janeiro, la Policía Militarizada inauguró este miércoles dos Unidades de Policía Pacificadora (UPPs) en el Complexo do Alemao.

Hasta hace tres semanas la policía tan sólo patrullaba las áreas aledañas al Complexo do Alemao y los militares ocupaban las favelas para garantizar la seguridad e impedir el regreso de los narcotraficantes. A partir de hoy los policías comenzaron a trabajar dentro de las barriadas pobres.

El Gobierno regional del estado de Río de Janeiro tiene planeado instalar otros seis puestos policiales en la región para sustituir a los 900 miembros del Ejército que aún permanecen en el Complexo do Alemao.

"Las UPPs no convierten a las comunidades de una hora a otra en paraísos, pero, sin duda, cambian la vida de las personas, que ganan serenidad y pueden ver a sus hijos ir y venir con tranquilidad", aseguró el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, en la ceremonia de inauguración de los puestos policiales permanentes.

"Los conflictos seguirán. Ellos existen en diferentes barrios porque son parte de la naturaleza humana. Pero cuando el Estado está presente es muy diferente, porque es el poder público el que garantiza la resolución de los conflictos", agregó el gobernador.

Los dos puestos, para los que fueron contratados y capacitados 660 nuevos policías, funcionarán en Fazendinha y Nova Brasilia, dos de las 16 favelas del Complexo do Alemao y que albergan gran parte de los cerca de 40.000 habitantes de la región.

La Policía Militarizada prevé inaugurar otras dos UPPs en la región en mayo y otras cuatro en junio, cuando el Ejército se habrá retirado definitivamente.

La instalación de las Unidades de Policía Pacificadora forma parte de una política iniciada por el gobierno regional de Río de Janeiro en 2008 para expulsar a las bandas de narcotraficantes de las favelas antes de los Juegos Olímpicos que la ciudad organizará en 2016.

El Complexo do Alemao y la vecina favela de Vila Cruzeiro, también en el barrio de Penha, eran considerados como los principales fortines del Comando Vermelho, la mayor organización criminal de Río de Janeiro.

El Ejército y la Policía tomaron el conjunto de barriadas el 28 de noviembre de 2010 con la ayuda de tanques, vehículos blindados y helicópteros, en una acción que no dejó ni muertos ni heridos porque los pistoleros huyeron antes de la operación.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.