En una carta al Presidente Juan Manuel Santos, el Consorcio Internacional Sobre Política de Drogas, una red mundial de 177 ONG, expresa un fuerte apoyo al Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno de Colombia y las FARC, mientras que también expresa una profunda preocupación por la intensificación, cada vez más militarizada, de la erradicación forzosa de cultivos de coca, especialmente en áreas donde las comunidades ya han firmado acuerdos de sustitución de cultivos.

El Punto 4 del acuerdo sobre “el problema de drogas ilícitas” reconoce que la pobreza, la exclusión social y la violencia han impulsado la propagación del cultivo de coca en todo el país. Por lo tanto, se están firmando acuerdos entre comunidades locales, familias particulares y el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), a través de los cuales cultivadores y cultivadoras acceden a eliminar la coca a cambio de recibir una compensación en efectivo e inversión gubernamental en sus comunidades.

La erradicación forzosa en áreas donde las comunidades ya han firmado acuerdos de sustitución de cultivos perpetúa la violencia y genera nuevos conflictos, socava el espíritu mismo de los acuerdos de sustitución de cultivos y los esfuerzos de fomentar la confianza con las comunidades locales, y potencialmente amenaza la aplicación efectiva del acuerdo de paz.

Por lo tanto, IDPC urge al Presidente Santos que se asegure de que todas las instituciones gubernamentales colombianas, incluyendo el Ministerio de Defensa, respeten los acuerdos de sustitución de cultivos, apoyen el diálogo genuino con las comunidades locales para superar las dificultades en su implementación, y cesen la erradicación forzada en áreas donde se firmaron tales acuerdos o donde están siendo negociados.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.