Rudolph Giuliani y la política del más fuerte en nuestro país,  garantiza la agudización de la exacerbación de la violencia,  producto de la profunda  guerra social en que vivimos. La Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), ha contratado los servicios de Giuliani con el fin de que elabore un plan que impacte los niveles de violencia en el país; sin embargo es importante saber que el señor Rudolph Giuliani y su filosofía de cero tolerancia representan una amenaza latente al frágil sistema de derechos humanos de El Salvador.

El exalcalde de Nueva York, elaborará una serie de propuestas que ayuden a "reprimir el delito" en el país. Habrá que estar atentos a las recomendaciones de este peligroso personaje, pues se ha caracterizado por sus medidas respectivas e inhumanas en  materia de Seguridad e inversión social.  Es importante mencionar que el ministro de seguridad, a pesar de asegurar que la responsabilidad primera de crear leyes que aseguren el bienestar ciudadano es del país, las mismas autoridades del poder ejecutivo evaden las propuestas y el debate serio en materia de Seguridad y Políticas de Drogas con la sociedad civil.

Esta situación de abandono a un sincero diálogo de País, ha llevado a que algunos grupos civiles tomen la justicia por sus manos, situación que día a día se va agudizando aunque las autoridades no lo confirmen. Actualmente las autoridades alientan a los elementos policiales y a la población en general a que utilicen la fuerza como vía primaria de defensa.  Ante esta situación la Iglesia Evangélica Protestante de El Salvador reconoce el derecho a legítima defensa, sin embargo hace un llamado a la cordura,  pues considera que esta medida puede estimular el aumento de homicidios, robos y tráfico de armas.

Se pueden consultar investigaciones que muestran que este tipo de políticas mejor conocidas como “stand your ground”, estimulan el aumento de los asesinatos considerados "justificados" .  Una investigación co auspiciada por Alcaldes Contra las Armas Ilegales y la Liga Urbana Nacional indica que en total, los homicidios justificables aumenta hasta un 53% en los estados que aplican este tipo de política. En estados donde no se aplica, la tasa disminuye un 5%.

La violencia que se vive en el triángulo norte (Guatemala, El Salvador,  Honduras) como consecuencia de la "Guerra Contra las Drogas", sólo podrá resolverse si los tres gobiernos de esta zona deciden realizar una reforma integral a sus políticas de drogas, para pasar a la implantación de políticas públicas integrales basada en Derechos Humanos y estrategias de Gestión de Riesgos y Reducción de Daños.

Estas medidas pueden hacer que de una vez por todas El Salvador entre de lleno en la posguerra contra las drogas y pueda enfocar sus recursos en materia de Seguridad al combate real del crimen organizado, en especial de grupos criminales dedicados al narcotráfico, tráfico de armas, trata de personas y tráfico de órganos. Guerras abiertas que se mueven en el silencio de los medios de comunicación y el estado.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.