¿Para qué se ha desplazado a 300.000 personas, asesinado a 160.000 y desaparecido a 30.000? O, incluso, ¿para qué han perdido la vida casi 600 soldados y marinos? ¿Para que luego de 10 años se haya incrementado en 750% el cultivo de amapola?

En 10 años, México ha sembrado de opio un territorio más grande que el de países completos como Singapur o Baréin. Incluso, mayor que el de regiones como Hong Kong. Datos del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional mexicana (Ministerio de Guerra) dan cuenta de más de 171.000 hectáreas de adormidera –o amapola– detectadas y destruidas por el Ejército Mexicano.

Sin embargo, la cifra real de hectáreas labradas con amapola en México podría ser muy superior, pues la mayoría de los sembradíos no son 'descubiertos'. Sus productos –opio, morfina y, sobre todo, heroína– terminan en las calles y centros nocturnos recreativos de Estados Unidos, principalmente, y Europa.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 


Thumbnail Flickr CC ♥♥ Yoidore Tenshi ♥♥