Semana, 3 de Diceimbre, 2011

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (c), conversa con sus homólogos de Ecuador, Rafael Correa (i), y de Venezuela, Hugo Chávez (d), durante la Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC), en Caracas.

"Hoy en día el narcotráfico alimenta todos los grupos violentos y no podemos bajar la guardia", advirtió Santos el viernes, en la cumbre constitutiva del CELAC. El mandatario pidió también apoyo para la candidatura de Angelino Garzón a la dirección de la OIT.

El presidente Juan Manuel Santos pidió el viernes el respaldo de sus colegas de América Latina y el Caribe para abrir un amplio debate que arroje nuevas y más efectivas luces para erradicar el tráfico de drogas en la región.

Es urgente "sentarnos a discutir si lo que estamos haciendo es lo correcto, si vamos a vencer este flagelo o si hay otros mecanismos", dijo el gobernante durante su intervención en la primera reunión de trabajo de la cumbre presidencial para establecer formalmente un nuevo bloque regional sin Estados Unidos ni Canadá.

El encuentro, que cuenta con la participación de 33 países y 24 mandatarios, concluye el sábado, y tras su clausura debe quedar constituida la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). El organismo nace con el objetivo de proyectar la región ante el mundo y de convertirse en un mecanismo más representativo y efectivo para resolver conflictos, promover el desarrollo económico y combatir la pobreza.

El mandatario recordó que "Colombia es el país que más ha sufrido el narcotráfico, no creo que otro país haya derramado más sangre luchando contra el narcotráfico, nosotros hemos perdidos nuestros mejores líderes, nuestros mejores periodistas, nuestros mejores jueces en esta lucha".

Como resultado de ese combate, Colombia logró reducir sustancialmente los cultivos ilegales.

El país que alberga más cultivos de coca, materia prima de la cocaína, con al menos 62.000 hectáreas sembradas en el 2010, de acuerdo con datos de Naciones Unidas.

Santos ha dicho que ese volumen de sembradíos se compara con las por lo menos 162.000 hectáreas de coca que existían en el año 2000.

El negocio, sin embargo, "sigue fluyendo y el problema persiste", comentó.

"Ya no son los grandes carteles, son unos cartelitos, yo creo que ustedes (los países de la región) están sufriendo el éxito nuestro (en el combate al narcotráfico) porque se va para allá".

Santos afirmó que ese movimiento del narcotráfico hacia otros países es consecuencia de que "todavía hay una demanda creciente en los países consumidores".

El presidente ha dicho que si se da una discusión global sobre la legalización de la marihuana y la cocaína como una forma de contener la violencia que genera, él no se opondría.

Apoyo a Garzón para la OIT

El presidente Santos pidió a los 33 países que conformarán la CELAC el apoyo a la candidatura de su vicepresidente, Angelino Garzón, a la Dirección General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Durante su intervención en la plenaria el mandatario calificó a Garzón como "el Lula colombiano", al compararlo con el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

Explicó que como el líder brasileño, Garzón proviene del sector de la metalurgia, del sindicalismo, desde donde saltó a la política hasta convertirse en el vicepresidente de Colombia, en 2010, de la mano del propio Santos, su compañero de fórmula electoral.

El presidente recordó a los jefes de Estado y Gobierno de la región congregados en la Cumbre de Caracas que Garzón "es el único candidato de América Latina" a ocupar la dirección de la OIT, y por ello solicitó su apoyo en esta cruzada.

En respuesta, el presidente de Venezuela y anfitrión de la cita de líderes, Hugo Chávez, anunció que su país apoyará la candidatura.

"Algunos países ya hemos tomado la decisión de apoyarle, como nosotros, ójala salga la decisión", apostilló Chávez desde la tribuna.

Y procedió después a pedir a los líderes congregados a alzar la mano para conocer en ese momento qué países de la naciente CELAC apoyarían a Colombia en su objetivo de llegar a la dirección general de la OIT.

Así, alzaron la mano líderes como el cubano Raúl Castro, el ecuatoriano Rafael Correa y la argentina Cristina Fernández.

A continuación Chávez recordó lo importante que fue cuando toda Latinoamérica apoyo la candidatura de Brasil para lograr la sede del Mundial de Fútbol 2014, a lo que asintió la presidenta de ese país, Dilma Rousseff, con un agradecimiento.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.