El posible retorno de la aspersión aérea con glifosato en el mes de julio encendió de nuevo el debate sobre si el país está preparado o no para la implementación de esta técnica para la erradicación de cultivos ilícitos. 

Varios expertos y ambientalistas le salieron al paso al anuncio hecho por el ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien aseveró que próximamente el Gobierno presentará al Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) los seis protocolos que fueron exigidos por la Corte Constitucional para poder reiniciar las fumigaciones. El jefe de esa cartera agregó, además, que en julio estaría listo el trámite de la licencia ambiental y que entre 12 y 16 semanas se retomarían las aspersiones con este herbicida. 

Pedro Arenas, director del Observatorio de Cultivos y Cultivadores Declarados Ilícitos, afirmó que sobre el anuncio hecho por el ministro, con el espaldarazo del presidente Duque, tiene varios interrogantes. "La primera inquietud que me surge es saber si todas las condiciones requeridas por la Corte Constitucional quedarían superadas y qué tanta transparencia tendrían esos protocolos que serían aprobados por el CNE. Se debe determinar también si responden al principio de precaución", comentó Arenas, quien considera que también se debe estar pendiente del Plan de Manejo Ambiental que debe tramitar la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales.