Los enfermos crónicos y terminales en Alemania podrán consumir cannabis con fines terapéuticos bajo receta médica y financiado por el sistema público de salud. Así lo aprobó este jueves por unanimidad el Bundestag alemán a iniciativa del Gobierno, que se apresuró a aclarar que la nueva norma no supone en ningún caso la legalización de la marihuana, sino poner a disposición de pacientes graves un producto terapéutico con controles de calidad y siempre bajo prescripción médica.

En Alemania ya está permitido el uso del cannabis con fines terapéuticos, pero hasta ahora los enfermos se veían obligados a solicitar al estado un autorización especial y, en caso afirmativo, financiarse los costes del tratamiento por cuenta propia, con unos gastos que llegan a alcanzar los 1.800 euros al mes. Con la nueva norma que entrará en vigor en marzo, los seguros de salud tanto públicos como privados tendrán que asumir el coste del tratamiento y bastará para ello una receta médica.

Para garantizar el suministro a las farmacias se permitirá también la plantación controlada de marihuana, y en casos excepcionales, se facilitarán también a los enfermos los principios activos dronabinol y nabilon. Se prevé además el cultivo de marihuana bajo el control de la Administración, para lo cual se creará una agencia estatal del cannabis. Hasta su puesta en funcionamiento, las autoridades sanitarias supervisarán la importación de la planta de países vecinos -principalmente Holanda- para el suministro a las farmacias.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.

Thumbnail: CC Chuck Coker Follow