Los diputados italianos comenzaron a examinar este lunes una proposición de ley sobre la legalización de la producción de cannabis para el autoconsumo y el uso recreativo, una iniciativa que suscita una fuerte oposición y no cuenta con el respaldo del gobierno.

El texto sometido a los diputados propone autorizar el cultivo de hasta cinco plantas y la posesión de hasta 15 gramos por vivienda, mientras que la venta entre particulares y su consumo en lugares públicos seguiría estando prohibido.

Esta propuesta de ley también prevé la posibilidad de que el Estado cultive y venda cannabis, a semejanza de la industria del tabaco.
 
Como varios países europeos o Estados Unidos que han dado el paso en los últimos años, los partidarios de esta iniciativa parten de una constatación: la represión internacional no ha servido para detener la difusión o el consumo del cannabis.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 

Thumbnail: Flickr CC Don Goofy