Por Roberto Charca H.

La nueva ley antidrogas que elabora el Gobierno en reemplazo de la 1008, propone una reducción de penas para consumidores y microtraficantes, según se adelantó en el conversatorio de "buenas prácticas y lecciones aprehendidas sobre normativa de drogas" que se llevó a cabo en La Paz.

Armando Quispe Flores, jefe de la unidad jurídica del viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas, afirmó que el nuevo documento que se ha presentado a la Asamblea Legislativa específicamente sobre sustancias controladas, tiene cuatro pilares en las que se contemplan las disposiciones generales y definiciones; delitos y sanciones, además de delitos conexos; nuevos elementos de investigación penal; y el papel de la Conaltid y FELCN.

Quispe Flores declaró que la actividad económica en torno a la hoja de coca, sea legal o ilegal, se reconoce no sólo en las más de 45.000 familias campesinas que se mantienen de su cultivo, sino además en las miles de personas que anualmente son privadas de libertad por involucrarse en el procesamiento y transporte de los derivados ilegales de la hoja de coca.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.

Thumbnail: Flickr CC sandeepachetan