El Gobierno anuncia que quiere fortalecer su política de “cero tolerancia” a las drogas y exige celeridad a la Asamblea para aprobar una nueva institucionalidad que se vincule directamente a la Presidencia y así poder endurecer las sanciones penales para el microtráfico.

Para cumplir con la nueva institucionalidad, la mayoría oficialista de Alianza PAIS (AP) debe aprobar la Ley de Prevención de Drogas, que reemplaza a la actual Ley de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas, y que está pendiente para segundo debate desde abril de este año que pasó el primero.

Este proyecto de ley convierte al actual Consejo Nacional de Sustancias Psicotrópicas y Estupefacientes (Consep) en una Secretaría Técnica que esté adscrita ya no a la Procuraduría General del Estado, sino directamente a la Presidencia de la República. Además, crea un Comité Interinstitucional, presidido por el mandatario.

Fausto Cayambe (AP), integrante del Consejo de Administración Legislativa (CAL), ratificó ayer que ya se está preparando el informe para segundo debate en la Comisión de Derecho a la Salud.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.