La Casa Blanca anunció una nueva iniciativa que se aplicará de forma piloto en 15 estados y que pretende dar prioridad al tratamiento de los adictos a la heroína, cuyo consumo se ha incrementado en los últimos años en gran parte de Estados Unidos, al igual que las muertes por sobredosis.

El director de Política Nacional para el Control de Drogas, Michael Botticelli, explicó en un comunicado que el plan está dotado con un total de $13.4 millones que se destinarán a las llamadas Áreas de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas (HIDTA, en inglés).

En particular, $2.5 millones irán a financiar una nueva Estrategia de Respuesta a la Heroína, que se centra en el tratamiento de los adictos frente a su criminalización y persecución judicial y en la que trabajarán, de forma coordinada, agentes de inteligencia y expertos en salud.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.

Miniatura de Foto Flickr CC Dimitris Kalogeropoylos