Para avanzar en la discusión de la regulación de la marihuana medicinal es necesario que se trace un límite claro entre este debate y el del cannabis para usos recreativos. Mezclar estas dos cosas genera un ruido innecesario y distrae la discusión sobre los puntos esenciales. La primera decisión es si se abrirá la puerta de la regulación de la marihuana medicinal; la segunda y no menos importante es cómo hacerlo. Esto implica retos complejos dentro de los cuales hay asuntos que deben ser definidos en el Congreso de la República, mientras que otros deben ser abordados por el Gobierno.

Sí, la marihuana tiene usos terapéuticos y medicinales. Esto lo reconoce la comunidad científica internacional y lo reafirmaron sin tabús el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria y el Viceministro de Política Criminal, Miguel Samper, en un foro que se realizó en la Comisión Primera del Senado, a propósito del proyecto de marihuana medicinal del Senador Juan Manuel Galán.

En este contexto, es importante considerar que los usos medicinales de la marihuana están permitidos por el marco internacional, así como por la Constitución y la ley colombiana. Es más, unos de los objetivos de las convenciones de estupefacientes de Viena es garantizar la disponibilidad de medicamentos elaborados a base de plantas como la marihuana, la coca y la  amapola.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.