No se puede resolver una crisis de salud pública encerrando a la gente. Jim Pugel lo sabe bien. Después de más de 30 años en el Departamento de Policía de Seattle, ha comprobado de primera mano que enviar a las personas a prisión por delitos menores y no violentos no sirve para solucionar el problema.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.