El punto de partida fue un paciente de la Clínica Las Condes que en octubre del año pasado fue autorizado por el Instituto de Salud Pública (ISP), para tratarse con un medicamento cuya fórmula es a base de Cannabis.

Desde esa fecha, y hasta enero, otros tres pacientes han solicitado, y logrado, el mismo permiso .

Se trata del compuesto Sativex. Un spray bucal que ha sido aprobado en 24 países pero que en Chile, por tener como principio activo la Cannabis, no tiene registro en el ISP y por ende tampoco se puede comercializar.

El remedio se usa habitualmente para paliar el dolor generado por enfermedades como la esclerosis múltiple o el cáncer, pero no cualquiera puede importarlo.

Como la Ley de Drogas clasifica a la cannabis como droga dura, cualquier fármaco generado a base de este estupefaciente sólo se puede ingresar a Chile a través de artículos de excepción. Es decir, cada vez que se quiera utilizar debe ser el paciente, respaldado por su médico tratante, quien solicite permiso al ISP.

El mecanismo de autorización fue recogido, para formalizar los protocolos y agilizar los trámites, en la nueva Ley Nacional de Fármacos, que entró en vigencia en febrero pasado.

Leer aquí el artículo completo. 

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestionesrelacionadas con políticas sobre drogas.