La administración de un hospital de Bergen, Noruega, va a suministrar pequeñas dosis de heroína a los pacientes que padezcan drogodependencia grave, según ha informado el portal The Local.

Según los médicos, eso ayudará a reducir riesgos de sobredosis y otras complicaciones de la salud.

“Esta práctica existe en algunas ciudades europeas como Ámsterdam o Zúrich y queremos probar el mismo concepto", cita The Local a Ola Josendal, responsable de medicamentos adictivos del hospital de la Universidad de Haukeland.

Bergen es la ciudad noruega con mayor número de adictos a la heroína. 

Lea aquí el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.