Las funciones de control de la oferta y de control de la demanda de drogas en la Argentina estuvieron bajo la órbita de la SEDRONAR desde su creación en 1989. Esta semana, el gobierno anunció una división de tareas largamente reclamada por expertos y sociedad civil. A partir de este mes de diciembre de 2013, las funciones de control del tráfico (oferta) serían responsabilidad del Ministerio de Seguridad de la Nación y la SEDRONAR continuaría únicamente con las tareas de atención a los usuarios de drogas (demanda). Desde Intercambios Asociación Civil esperamos que esta división de funciones redunde en un balance adecuado de los esfuerzos nacionales entre estos dos aspectos.

Intercambios llama a que las acciones en ambas direcciones estén guiadas por la evidencia científica y el respeto pleno de los derechos humanos, como principios que orienten las políticas de drogas.

En función del debate público de los últimos meses en torno a cómo perseguir los negocios relacionados con el tráfico de drogas y al crimen organizado en la Argentina, desde Intercambios instamos a implementar políticas orientadas a reducir la violencia. La experiencia mexicana es clara sobre las nefastas consecuencias de avanzar en la militarización de los conflictos relacionados con las drogas.

Es necesario también revisar la proporcionalidad en las penas por delitos vinculados con drogas, despenalizar la tenencia de estupefacientes y el cultivo para consumo personal, e incorporar una perspectiva de género en las respuestas, ya que las mujeres -especialmente las más pobres y jefas de hogar- son el eslabón más vulnerable y afectado por el actual andamiaje punitivo.

Lea aquí el artículo completo.  

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.