Colombia está en riesgo de una "balcanización" de su territorio por el accionar de bandas narcotraficantes locales que cuentan con un fuerte apoyo de los cárteles mexicanos, dijo este martes el candidato presidencial Gustavo Petro.

El aspirante izquierdista, el primero de esta vertiente con una posibilidad real de poder en un país históricamente gobernado por la derecha, aseguró que en los "campos de batalla" el Estado ahora enfrenta a bandas mafiosas y no a "guerrillas revolucionarias" como las alzadas en armas hace medio siglo.

"Es una balcanización del territorio colombiano a partir de ejércitos privados muy bien armados, y están mejor armados que antes precisamente por el flujo de los cárteles mexicanos", dijo Petro en rueda de prensa con corresponsales internacionales.

Las autoridades colombianas han confirmado la influencia de cárteles mexicanos en el país, que ha sido azotado desde la década de 1980 por el flagelo del narcotráfico.

Petro, un exguerrillero de 58 años, aseguró que la experiencia de los narcotraficantes de Colombia -el principal productor de cocaína del mundo- es un "caldo de cultivo" para sus pares centroamericanos, que tienen fácil acceso a Estados Unidos y mejores condiciones para fortalecer su armamento.

Por ello, el exalcalde de Bogotá, que en su paso por el Senado denunció los vínculos de políticos con paramilitares de ultraderecha y narcotraficantes, señaló la necesidad de atacar a estos grupos por medio de una estrategia antidrogas que incluya arrebatarles los consumidores.