En los últimos meses de 2008, alrededor de 1.500 personas que estaban en las cárceles de Ecuador sentenciadas por trafico de drogas recuperaron su libertad. La medida conoci-da como el “Indulto para mulas” identificó a un grupo especifico de encarcelados, víctima de la legislación indiscriminada y despropor-cionada vigente en el país durante muchos años. Aunque con esta medida el Gobierno de Rafael Correa da un paso importante en el proceso de reforma de una legislación draconiana en materia de drogas en su país, éste está aun por complementarse con una nueva legislación.