Género y políticas de drogas:

Explorando enfoques innovadores frente a las leyes en materia de drogas y el encarcelamiento

Una nueva serie de informes explora enfoques innovadores que incorporan en las políticas de drogas una perspectiva de género y los principios de salud pública y derechos humanos.

25 de mayo de 2017 – En todo el continente americano, las políticas de lucha contra las drogas no han influido de forma significativa en el comercio de las mismas, mientras que la corrupción y la delincuencia organizada siguen prosperando. Por otro lado, estas dañinas políticas de drogas afectan de manera desproporcionada a los grupos más vulnerables, como las mujeres pobres, que a menudo entran en el comercio de drogas por desesperación, falta de oportunidades y bajo coerción. El encarcelamiento exacerba la situación de vulnerabilidad que estas mujeres enfrentan y causa estragos entre sus familias y comunidades.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), el Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC), Dejusticia, y la Comisión Interamericana de Mujeres de la Organización de los Estados Americanos publican hoy una serie de informes, Enfoques Innovadores Globales, que destacan varios programas y reformas jurídicas de todo el mundo que promueven políticas de drogas más eficaces y humanas.

Cada Enfoque Innovador presenta información básica sobre el contexto en el que se ha desplegado y una descripción del programa o la reforma, además de un apartado que repasa los resultados obtenidos. Los ejemplos en la serie incluyen alternativas al encarcelamiento para aquellas personas que han cometido delitos de drogas menores y no violentos, reformas de políticas públicas, y programas sociales y de salud. Muchos de los ejemplos, además, analizan programas específicamente adaptados a las mujeres en situaciones de vulnerabilidad. 

Aunque las características concretas de cada experiencia son distintas, el objetivo de todas es reducir las tasas de encarcelamiento, proteger los derechos humanos, abordar los problemas de salud pública relacionados con el consumo de drogas y ayudar a las personas a reintegrarse a la comunidad tras salir de prisión.

Pese a lo prometedor de los programas presentados, estos no deberían ir en detrimento de una reforma más amplia de las políticas de drogas. No obstante, a falta de reformas más exhaustivas, estos enfoques innovadores pueden ser de ayuda a las comunidades que se encuentran atrapadas en un círculo vicioso de pobreza, exclusión social, consumo de drogas, participación en el comercio ilícito de drogas, y encarcelamiento.

Para más información favor de comunicarse con:

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.