Una adecuada regulación de las drogas es mejor que la prohibición. Sin justicia social, sin embargo, la legalización no resuelve nada.

“¡Acabad con la guerra a las drogas y legalizad las drogas!”. Cada vez más personas se identifican con este mensaje. Yo mismo soy un gran defensor de la reforma de las políticas de drogas. Creo que es inmoral castigar a alguien por usar drogas. Estoy convencido de que un mercado legal regulado, ajustado a cada tipo específico de droga y que reduzca ciertos comportamientos de riesgo, es mucho más beneficioso para la humanidad que un mercado negro global.

No me gusta la prohibición porque propone una solución simplista para un problema complejo. Sin embargo, considero que los argumentos basados en el supuesto de que la legalización de las drogas terminará con todos estos problemas son igual de simplistas, si no más.

No me entiendan mal, muchos de los problemas que vemos en este ámbito están directamente provocados por la guerra contra las drogas, incluyendo el encarcelamiento masivo, la propagación de enfermedades, las sobredosis y el crimen organizado.
El mercado negro de drogas es como un monstruo, alimentado y engordado por los esfuerzos para reducirlo. La regulación de las drogas mataría al monstruo de hambre.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 

Thumbnail Flickr CC Antoine K.