La Generalitat ha encargado este mes de julio a una comisión estudiar la posibilidad de regular las plantaciones de cannabis para el autoconsumo ante el vacío legal existente, en una iniciativa incipiente que contaría con la máxima implicación del sector y buscaría el consenso político, según han informado a Europa Press fuentes cercanas a la comisión.

En declaraciones a Europa Press, el subdirector general de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Joan Colom, se ha limitado a señalar que están estudiando la introducción de "nuevas medidas para proteger la salud de la forma más correcta" y también minimizar riesgos en el consumo de marihuana, ha añadido.

"Estamos analizando el ámbito organizativo para ver medidas que se pueden tomar" con prudencia, ha señalado Colom, quien ha insistido en que esta iniciativa, que ha podido generar muchas expectativas en algunos colectivos, es muy reciente y que el proyecto se encuentra todavía en una fase embrionaria.

De todas formas, cualquier medida nueva debería contar con el consenso político, institucional y técnico, ha evidenciado el subdirector general de Drogodependencias, que ha dicho que el grupo quiere estudiar todas las opciones posibles y recopilar información.

La Comisión Interdepartamental sobre Drogas, reunida el pasado 10 de julio, encargó a federaciones de asociaciones canábicas que expliquen sus experiencias, emitan una valoración y, más adelante, realicen propuestas para organizar esta realidad social.

Las 150 asociaciones canábicas existentes en Cataluña, que representan la mitad de todas las que hay en España, defienden que el autoconsumo debe ser regulado, como se ha propuesto el Gobierno vasco para dar "seguridad jurídica" a los clubes canábicos y regular el cultivo, venta y consumo.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz del Movimiento Asociativo Canábico de Autoconsumo (Maca) y representante de la Federación de Asociaciones Canábicas, José Afuera, ha destacado que una propuesta reguladora en Cataluña no sería para atraer narcoturismo.

La intención es que tampoco guarde parecido con el modelo del Ayuntamiento de Rasquera (Tarragona), que con el cultivo de cannabis quiere generar ingresos y ocupación en la localidad.

"Hay un mercado negro que los usuarios no quieren, y es mejor el autonconsumo sin ánimo de lucro y en condiciones", ha defendido Afuera, quien ha puesto de manifiesto los problemas derivados de la existencia de un mercado negro, al que acceden menores, que está falto de control y de calidad.

"Estamos convencidos de que la estrategia actual es ineficaz", ha indicado Afuera, quien ha apoyado un modelo de autogestión y autoabastecimiento que siga protocolos para garantizar transparencia y calidad.

EL AUTOCULTIVO ES LEGAL

Pese a que actualmente el autocultivo es legal, debe ser un juez el que en caso de duda determine la legalidad de la plantación, lo que arroja un vacío legal en la materia, que de forma pionera Euskadi quiere regular con el consenso de los partidos del arco parlamentario.

La Maca es una asociación de cultivo colectivo que mediante el consenso dispensa marihuana a sus socios hasta unos límites mensuales de los 60 gramos mensuales por socio, lo que se considera límite de riesgo.

En la entidad, que garantiza la buena calidad del producto, también se difunden las buenas prácticas de consumo y se informa al socio de las consecuencias de rebasar unos límites, con lo que ese será el modelo que presentarán a la comisión.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.