La organización civil Espolea, conformada por jóvenes, fue galardonada hoy con el Premio Lazo Rojo, que se entrega a organizaciones comunitarias de todo el mundo para reconocer su trabajo en la respuesta al VIH/sida.

El galardón se entrega en cinco categorías, para cada una se determinan dos ganadores de diferentes países. Así, en Prevención de la Transmisión Sexual se premió a organizaciones de Myanmar y Haití; en Tratamiento, Atención y Apoyo, a grupos de Kenya y Sri Lanka; en Defensa de los Derechos Humanos, a instituciones de India y la Federación Rusa; en cuanto a Detener Nuevas Infecciones en Niños y Mantener a las Madres con Vida, ganaron organizaciones de Uganda y Egipto, y en la categoría de Prevención en Personas que Usan Drogas, Irán y México.

Trabajar con un tema incómodo

Para impulsar el tema de reducción de daños en personas que consumen drogas, en el contexto de la lucha antinarco emprendida por el gobierno de Felipe Calderón, los integrantes de Espolea han tenido que “disfrazarlo como prevención”, explicó a NotieSe Brun González Aguilar, coordinador de Proyectos del Programa de Reducción de Daños.

Esto, dijo, porque el trabajo no se hace desde la perspectiva “prohibicionista”, la cual indica que quien usa drogas está “mal” y quien no lo hace está “bien”, sino que trabajan con el enfoque de reducción de daños en el consumo, donde la abstinencia es un ideal al que hay que orientarse, pero se asume que el uso de drogas no se va a detener ni a erradicar.

“Logramos revertir esas perspectivas que a veces malinterpretan (y creen) que estás promoviendo el uso de drogas, a través de mostrar herramientas que permiten evitar accidentes, transmisión de infecciones y muertes cuando se usan estas sustancias”.

Afirmó que se trata de intervenciones positivas para las y los usuarios, para los proveedores de servicios de salud, y para políticos que buscan acercarse a estos temas de forma más integral.

Pero aunque no puedan manifestar desde el principio su postura alejada del prejuicio que rodea al uso de drogas, Brun aseguró que una vez que logran entrar a los espacios (gran parte de su trabajo consiste en cabildeo), la gente a la que llegan suele modificar su perspectiva sobre el problema de los estupefacientes.

Mientras en el ámbito mundial, la relación entre el VIH y el uso de drogas se concentra en la transmisión por utilizar drogas inyectables, Espolea tiene una visión más amplia, al abordar también otras drogas estimulantes, incluido el alcohol, y su cruce con otros factores de riesgo para la infección, como los comportamientos sexuales de riesgo.

Espolea es una organización pequeña, tal como otras que recibieron el mismo premio hoy, con apenas seis integrantes de base. Funciona desde hace igual número de años, y su sede está en el Distrito Federal.

Líderes políticos honran a líderes comunitarios

En la entrega del premio Lazo Rojo estuvieron presentes Michel Sidibé, director del Programa Conjunto de la ONU sobre VIH/sida; la princesa Maitte-Marie, de Noruega; la Premio Nobel Aung San Suu Kyi (a través de un mensaje en video), el congresista estadounidense Jim McDermott, y la ministra de Salud de Francia, Marisol Turaine.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.