Desde el 2011, el CIDDH ha implementado una línea de atención llamada “Línea Verde”, la cual provee de asistencia e información legal a todos los peruanos sindicados y detenidos arbitrariamente por posesión no punible de drogas (marihuana, en su mayoría). A ellos se les brinda información personalizada y consejería legal a fin de evitar actos de abuso y corrupción a nivel prejudicial.

La Línea Verde cuenta con un componente educacional de importancia vital ya que establece los lineamientos guía para los operadores del CIDDH, los efectivos policiales y, especialmente, los usuarios de drogas. En efecto, les permite establecer un terreno de entendimiento común en casos de detenciones arbitrarias de usuarios de drogas y detenciones previas al juicio. También permite a los efectivos policiales una mejor interpretación de la normativa penal y constitucional en términos de proporcionalidad y racionalidad.

Aunque el código penal peruano no criminaliza la posesión de pequeñas cantidades de droga para el uso personal (Art. 299)-  hasta 8 gramos de marihuana-, los efectivos policiales frecuentemente detienen a los usuarios de droga en virtud de la Constitución (art 2.24. 4.), la cual señala que en casos de trafico ilícito de drogas, la detención preventiva a nivel prejudicial es de hasta 15 días (24 horas para otros delitos).

Con base a lo anterior, los efectivos policiales amenazan a los usuarios de drogas como medio para lograr dos objetivos: 1) incurrir en actos de corrupción y/o 2) investigar a los usuarios para que delaten a los comercializadores. Como resultado de esta mala practica, las detenciones por posesión de pequeñas cantidades de droga representan un estimado de 60% de todas las detenciones relativas a drogas. Además, las acciones de los efectivos policiales usualmente conllevan amenazas a la integridad física y sicológica de los usuarios involucrados.

En su condición de vigilante, el CIDDH ha presentado quejas formales a varios efectivos policiales en relaciona la detención arbitraria de usuarios de droga, actos de corrupción e intimidación, así como abuso físico. Además, estas quejas han sido enviadas a la Defensoría del Pueblo para más extensa investigación. En ese sentido, la Línea Verde del CIDDH actúa como un vigilante a nivel prejudicial ya que previene tales actos ilegales.

Aunque la Línea Verde del CIDDH ha brindado asistencia legal a 47 personas, constituye un reto resolver los casos a nivel de calle. A pesar de nuestros esfuerzos para prevenir actos de corrupción por parte de efectivos policiales, ha sido particularmente difícil lograr este objetivo ya que esta es una práctica cultural arraigada en las instituciones peruanas y en la sociedad.

El CIDDH ha sido capaz de cambiar las practicas policiales y procedimientos administrativos en algunos casos en los que varias de las Comisarias han tomado conocimiento de la Línea Verde y, en consecuencia, los efectivos policiales saben que cuando alguien esta siendo arrestado a nivel de calle por posesión de pequeñas cantidades de droga para uso personal y llama al CIDDH, estos ya no proceden con la detención.

A fin de satisfacer la creciente demanda de información y apoyo legal a nivel nacional, el CIDDH esta expandiendo su asistencia legal y paralegal a otras ciudades del Perú. Esta es la razón por la cual el CIDDH planea organizar talleres en tres diferentes ciudades: Arequipa, El Agustino (Lima) y Trujillo. Estos talleres tienen por objetivo capacitar a abogados y empoderar a activistas a cargo de diseminar la Línea Verde y distribuir material con la finalidad de proveer de información y servicios legales a los usuarios de marihuana.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.