BBC Mundo, 24 de Diciembre, 2011

Si se compara la violencia asociada al narcotráfico en Río de Janeiro, México y Colombia, la capital carioca ostenta el dudoso honor de ser la que registra más enfrentamientos a partir de acciones policiales, según un estudio.

Además, la estrategia de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP), intenso despliegue de agentes para expulsar a las bandas de narcos, parece haber invertido esa tendencia.

Según el estudio del Observatorio Internacional de Violencia Asociada al Narcotráfico (Obivan), los enfrentamientos violentos entre supuestos traficantes de estupefacientes y los agentes, tienen en estos el detonante de forma más habitual que en Colombia o México.

"En el caso de Río de Janeiro, está claro el protagonismo de la acción estatal en la generación del choque violento", dice el politólogo André Rodrigues, del Instituto de Estudios de la Religión (ISER).

Rodrigues afirma que la mayoría de los choques relacionados con el tráfico de drogas en Río se dan entre fuerzas policiales y grupos de narcotraficantes parten de una incursión policial. Ese fue el caso en la mitad de los enfrentamientos de 2009.

"En el caso de Colombia y México, hay una violencia mucho más protagonizada por parte de los narcotraficantes, más agresiva, que ataca mucho más que en Río de Janeiro", comenta el investigador.

Factor UPP

El estudio, no obstante, también reveló un cambio en el patrón de violencia en la fase más reciente, entre 2007 y 2010. Del periodo 2007-2009 respecto al 2009-2010, hay una caída en los enfrentamientos entre las bandas criminales y la policía, tendencia que los investigadores relacionan con el inicio del programa de las UPP.

Los datos, pendientes de ser perfilados, según Rodrigues, indican de forma preliminar que el número de combates cayó de 438 a 271.

Sin embargo, los enfrentamientos entre diferentes facciones de narcotraficantes permanecen relativamente constantes, con 47 en el primer periodo y 39 en el segundo.

"Esa caída parece indicar una reducción del protagonismo policial en los episodios de violencia, lo que se puede relacionar con las UPP", comenta Rodrigues.

"Lo que las UPP hacen es retirar la participación de las instituciones policiales como actores activos del proceso de producción de combates en Río".

La política lleva a patrullas a las favelas de cara a eliminar el control territorial sobre la zona que ejercen las bandas armadas de narcotraficantes.

Iniciada en diciembre de 2008, la primera unidad fue instalada en Santa Marta, en el sur de la ciudad.

Rio Contra Mexico

El politólogo estadounidense Benjamin Lessing, coordinador de Obivan, trabaja en estudios comparativos de las dinámicas de violencia entre las fuerzas del Estado y de traficantes de drogas en México, Colombia y Río.

Policía

Las UPP están cambiando los patrones de la violencia en Río de Janeiro.

El periodo analizado en Colombia es el que va de 1984 a 1993, cuando al frente del narcotráfico estaba Pablo Escobar. En los casos de México y Río, la violencia estudiada llega hasta el presente y compara las políticas de seguridad de los dos países.

"Las intervenciones militarizadas de Brasil y México tuvieron efectos muy diferentes", afirma el investigador.

Pese a la campaña del presidente mexicano, Felipe Calderón para eliminar los carteles, la violencia asociada al tráfico de sustancias ilícitas continúa en sostenida escalada desde 2006.

En la capital carioca, la estrategia comenzó a ser adoptada por las UPP "han funcionado", opina Lessing, al menos en el objetivo de cambiar la estrategia del narcotráfico.

Para el politólogo, el factor clave para explicar la diferencia entre ambos países está en lo que llama "condicionalidad" de la violencia. Si el estado adopta una política incondicional de combate a todos los narcos al mismo tiempo, como en México, los carteles saben que van a sufrir la misma represión independientemente de sus conductas criminales.

Respecto a la política adoptada por el alcalde Sergio Cabral en Río, Lessing considera que hay "una represión condicional" que crea un incentivo para que los narcotraficantes no recurran a la violencia.

"El Estado aparece con mucha fuerza, pero sólo aplica todo su potencial si los narcotraficantes optan por el enfrentamiento. Si huyen, no usan la violencia, se los deja más o menos en paz. Pueden traficar, hasta quedarse con una proporción del lucro del mercado de la droga, desde que no recurran a la violencia", explica Lessing.

Así, afirma que la situación en México es alarmante, ya que la violencia continúa disparándose. "En 2011, el país superará los 17.000 homicidios.
Lo que los mexicanos pueden aprender del caso brasileño es que un cambio no depende sólo del nivel de fuerza aplicado, sino de la forma en que se aplica la fuerza. Y eso, fue lo que llevó a cambiar la dinámica del tráfico que vemos en Río".

Periódicos y estadísticas

La idea de desarrollar un banco de datos a partir de la información recogida en los periódicos surgió durante la investigación de doctorado de Lessing.

"Percibí que no hay un registro histórico de la violencia asociada al narco, no conocemos las dinámicas ni la estructura de esa violencia, afirma.

En colaboración con investigadores de Río, México y Colombia, Obivan está recopilando los episodios reportados en los diarios de cada lugar gracias a la financiación de la Open Society Foundation y el Centro Andino de Fomento (CAF).

El banco de datos contendrá elementos de la violencia más allá de los que suelen estar en las estadísticas oficiales, como los tipos de conflictos, quiénes estaban envueltos, quién tomó la iniciativa, si hubo requisa de drogas, si hubo heridos o daños materiales, etc.

Cuestionado sobre la viabilidad de comparar dos países con una ciudad, Lessing relata que optó por hacerlo así porque sólo la violencia de Río tiene una dimensión comparable a la de México y Colombia y porque las políticas de seguridad se desarrollan en el ámbito estatal.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.